Construyendo una vida extraordinaria

¿Cómo llega una persona a tener una vida extraordinaria? ¿Cómo lo hacen esos dioses que admiramos?¿Cuál es el secreto?

Es un nuevo día de primavera hoy ¿Qué vas a hacer? Puedes decidir que es sábado y que mereces un descanso. Que hoy lo dedicarás al entretenimiento, a la diversión, al futbol o a miles de otros distractores. Es el fin de semana y todos queremos ese descanso del trabajo. Lo anhelamos. “Gracias a Dios es viernes” es la mantra de todos los que trabajamos. Pero analiza esas palabras, porque son las palabras de alguien que no ama lo que hace. Que busca un escape de su rutina de diario. Que no se levanta deseoso de hacer más. Yo no puedo imaginar que Picasso, Einstein, Mozart y un sin fin de otros decían, “gracias a Dios es viernes” y voy a dejar de pintar, de encontrar la esencia del universo, de escribir la musica de mi pasión. Cuando amas, estas apasionado por lo que haces, ningún día es diferente. Todos son una oportunidad de hacer tu devoción.

Si quieres contruir una vida extraordinaria, contruye tu rutina diaria alrededor de tus prioridades más profundas. Alrededor de tu pasión. Todos los días. Siete días a la semana, Las distracciones del mundo no entran cuando hay pasión. El tiempo no transcurre cuando hay amor. Darle gracias a Dios por el viernes no es algo especial. Darle gracias a Dios por todos los días y aprovechar cada uno de ellos en tus prioridades más profundas.

“Es que en la vida necesitamos distracciones, diversiones, momentos de esparcimiento” Eso señores lo dicen los que no han encontrado su pasión. Cuando estas enamorado de esa persona especial, no buscas distracciones, diversiones o momentos de esparcimientos donde no estes con el o ella. Cuando estas enamorado de lo que haces tampoco lo necesitas.

Les deseo que hoy y diario encuentren su pasión. Los medicamentos del mundo diseñados para aliviar tu aburrimiento sólo le sirven a los que aún están cambiando su tiempo por dinero.

Un abrazo,

Ricardo

0 Comments