Día a día

Vivimos nuestras vidas un día a la vez. Repitiendo el día anterior hasta que se hace una vida monótona, de rutina, como si fueras Bill Murray en Groundhog Day. Pero por lo menos Bill cambiaba cosas en su día y trataba de crecer. La mayoría de los nosotros hacemos lo mismo; estamos en una zona de confort. Vivimos una vida de zombi en automático.

Pero uno no crece en lo cotidiano. Para poder crecer tienes que confrontar tus miedos e ir a tus limites y estirar. Cuando haces eso tus limites crecen y tu cotidianidad cambia. Una vez que lo pruebas encuentras que no había nada que temer. La confianza y el nuevo tú están del otro lado de tus miedos.
Hay algo sorprendente en todo esto cuando enfrentas un miedo, por muy pequeño que sea, de ta valentía para enfrentar otros aún más grandes. Así que comienza con retos pequeños y crece a los retos grandes de tu vida. No tienes nada que perder. Lo más que puede pasar es que fracases y recuerda que la mejor definición de fracaso es: pequeños momentos antes de llegar al éxito.
Hoy les deseo un día de crecimiento. Un día donde lleguen a sus limites y crucen el umbral.
Un abrazo.
Ricardo

0 Comments