El Apocalipsis de la Comunicación

Hay cuatro palabras en el vocabulario que cuando las utilizas para describir a una persona o situación llevan a un conflicto. Es inevitable. Cuando las utilizas la comunicación se detiene e inmediatamente comienza un debate. Son los 4 jinetes del Apocalipsis de la comunicación.

Siempre, Nunca, Todo y Ninguno.
Siempre y nunca son conclusiones absolutas basadas en el pasado que, no son ciertas. Porque algo ha pasado repetidamente de la misma manera, no quiere decir que así será en el futuro. Así que siempre y nunca no son validas. Los humanos tenemos la idea que podemos predecir el futuro en base a nuestras experiencias. Muchas veces funciona. Pero no siempre y es cuando aseguramos el siempre o el nunca que abrimos la puerta el error y la discusión. “Siempre llegas tarde”, “Nunca haces nada”, cuando escuches afirmaciones con esas palabras, ignóralas. Es alguien que cree que sus experiencias son infalibles. Atenderlos sólo llevará al conflicto.
De la misma manera utilizamos todo y ninguno. Son el mismo tipo de palabras. Afirmaciones en base a nuestra limitada experiencia. Conclusiones en base a obsevaciones que se han repetido en el pasado, pero que nada tienen que ver con el futuro. Es la falacia del apostador. Pensar que porque un evento aleatorio ha pasado muchas veces antes la probabilidad de que pase nuevamente se altera. Cada vez que lanzas una moneda la probabilidad de que caiga cara o escudo es exactamente la misma; 50%. No interesa y no afecta en nada las veces anteriores o si ha caído cara mil veces antes. La probabilidad es la misma.
Cuando te comuniques, evita los jinetes del Apocalipsis de la comunicación y si escuchas a alguien usándolas, ignora el comentario y busca una manera más productiva de comunicarte con el o ella.
Un día sin comunicación Apocalíptica.
Un abrazo,
Ricardo

0 Comments