El pie del árbol está repleto de regalos

Vienen envueltos en todo tipo de papel. En cajas de todos los tamaños y con todo tipo de cosas adentro. Una corbata o un perfume. La camisa para el tío o la bufanda para la prima. Para todos hay un regalo, un detalle, un recuerdo que está en nuestra mente. A nadie se nos olvida salvo uno.


Aquel cuyo cumpleaños celebramos. El que nació en un pesebre. El que recordamos a través de los milenios. En esta fecha de familia, de convivencia y celebración, preguntémonos ¿qué regalo querría él? Quizá sería bueno si debajo del árbol también depositáramos un poco de compresión, de amabilidad, de corazones cálidos y tolerancia. Todas esas cosas que hacen que la paz en la tierra sea una realidad.


La navidad no sería nada sin estos regalos. Solo una celebración más de muchas que hay en el año. Así que hoy y siempre les deseo que, parafraseando a Dickens, “que siempre se diga de Uds. que supieron mantener la navidad en sus corazones, si alguien poseía ese conocimiento”.


¡Feliz Navidad mi gran familia Toastmasters!

0 Comments