El ritmo

El universo tiene un ritmo. A veces caóticos estruendos que inician el proceso de renovación. A veces rítmicos constantes sucesos que forjan nuestro entorno. Estos ritmos del universo de creación y destrucción y evolución también rigen nuestra vida. Para tener una vida en armonía, de éxito, de plenitud tienes que encontrar tu ritmo y seguirlo.

Para la mayoría de nosotros esto significa que estamos en el mejor momento para crear, para innovar temprano en la mañana cuando nuestra mente esta fresca y conectada a nuestra fuente de inspiración. Que estamos en el mejor momento para evolucionar en la tarde y noche cuando la mente está más cansada y tenemos menos fuerza de voluntad y es mejor continuar proyectos que ya haz comenzado y donde ya sabes hacia donde vas. Por ultimo nuestro proceso de renovación es nocturno. Entramos en el caos del sueño para repararnos y renovarnos para un nuevo día.

Para encontrar ese lugar de alto rendimiento, para producir resultados extraordinarios, para poder ser uno del 5% tienes que encontrar tu ritmo, crear tu rutina y seguirla diario. Dicen que para ser exitoso tienes que tener la fuerza de voluntad para seguir, pero la realidad es que lo que necesitas es el hábito de seguir. La fuerza de voluntad es débil y sólo funciona por cortos plazos. Los hábitos son fuertes y a la larga son los que nos hacen exitosos.

En los 80, la rivalidad entre los jugadores de la NBA Larry Bird y Magic Johnson era legendaria. Un año Larry Bird dominó a Magic Johnson en encestadas por completo y Magic decidió que eso no pasaría otra vez. Diseñó una rutina de entrenamiento nueva. Se levantaba a las 5am y comenzaba a practicar y no dejaba de hacerlo hasta que encestaba 100 veces consecutivas. Unos días Magic terminaba temprano a las 7am otros días terminaba hasta el medio día. Pero nunca paraba antes de haber encestado 100 canastas consecutivas.

Ese año Magic Johnson le ganó a Larry Bird y nunca dejó de hacerlo después.

Si quieres el éxito, busca tu ritmo, tu rutina y síguela diario. Eso más que cualquier otra cosa hace la diferencia. Tu fuerza de voluntad es débil y de corta duración comparada con la fortaleza de tus hábitos.

Les deseo un día donde su rutina los lleve al éxito.

Un abrazo,

Ricardo

0 Comments