El sabor de la vida

Vivimos a un paso acelerado nuestra vida. Siempre algo que hacer, siempre un lugar donde estar, siempre un pendiente más que terminar. Así de pendiente en pendiente gastamos el tiempo sin parar para saborear el mundo. Tomamos dos tragos de la taza de cafe con un pie fuera de la puerta porque ya se nos hizo tarde. La comida en tres bocados porque hay mas trabajo que terminar. El sabor de lo bueno ni lo percatamos por estar y no estar.
Muchos estudios pioneros en el campo de psicología positiva hablan acerca de saborear la vida. Esta mañana detente y saborear esa taza de café. No leas correos o mensajes mientras la tomas. Siente el sabor, la aroma. Disfruta cada trago. Hazlo consciente. Hoy saborea todo; tu entorno, la ida al trabajo, el viento, la lluvia, las conversaciones con tus hijo, con tus compañeros de trabajo. Tómale el sabor a tu vida y disfrútala.
Detente y saborear todo y encontraras más felicidad en tu día a día. Muchas veces no es que no seamos felices, es que no nos damos el tiempo para serlo.
Hoy les deseo un día lleno de sabor.
Un abrazo,
Ricardo
P.D. mi taza de café sabe a mañana fresca, húmeda, cobijas calientes y despertar con ilusión

0 Comments