Hasta donde puedes llegar

Algunas personas – pocas en realidad – a través de la dedicación a una sola causa, a una visión y la práctica constante llegan a un lugar donde el mundo los llama genios. Hay personas que nos mueven, que traen lagrimas a nuestros ojos cuando las vemos o leemos acerca de sus hazañas. Hay personas de tal enfoque y claridad que llegan más allá de lo común y se convierten en seres extraordinarios. Lo curioso es que todos podemos ser extraordinarios en nuestro ámbito. ¿Qué separa a los que si lo hacen de los que no?

Ser un genio no es acerca de genética, talento, oportunidades o condiciones. Ser un genio es acerca de cantidades ridículas de trabajo arduo, de enfoque singular a una causa, de una extraordinaria creencia en si mismo, de perseverancia terca ante cualquier obstáculo. Ser un genio es acerca de decidir con todo tu ser llegar a las cimas más altas de lo que te apasiona.

Soy ¡no! somos genios. Cada uno de nosotros. Desde el momento que nacimos, hasta nuestro último suspiro el genio esta dentro de nosotros. Las circunstancias, las personas, los miedos quizá lo han apagado en ti. La vida quizá lo ha sofocado, pero aún hoy reside dentro. Mientras tengas aliento, ese genio en ti está latente. Quiere salir y hacer de este mundo un mejor lugar. Sólo espera tu decisión. Tu hoy puedes decidir llegar a ese lugar donde pocos llegan. Puedes decidir dejar salir el genio en ti y contribuir a que todos los hagamos con tu ejemplo.

¿Buscas un propósito en tu vida? ¡Ese es! Hacer que tu talento, tu pasión – lo que a ti te mueve – crezca tanto, sea tan grandioso que, con tu ejemplo inspires al resto de nosotros a hacerlo. Imagina un mundo donde cada uno de nosotros dejáramos de ser víctimas y decidiéramos ser extraordinarios. Comienza hoy por ti e inspira a los que te rodean.

Un domingo siendo extraordinarios les deseo. Sólo necesitas serlo hoy. Mañana será más fácil y así el siguiente día hasta el último.

Un abrazo,

Ricardo

0 Comments