Invencible, inquebrantable, imparable

Mi deseo por ser, por llegar, por alcanzar mis metas y mis sueños, por ser el mejor, un maestro de clase mundial tiene que ser invencible, inquebrantable e imparable. Nada ni nadie me puede superar. No existe razón que me fatigue. No hay circunstancia que me detenga. Cuando el enfoque de nuestra vida es llegar a nuestros sueños solo invencible, inquebrantable e imparable funciona.

Tenemos que convencernos de que somos invencibles. Que no importa cuantas veces fracasemos, cuantos obstáculos tengamos que sobrepasar, tenemos todo dentro de nosotros para vencerlos y superarlos.

Tenemos que convencernos que somos inquebrantables. Que no importa la fatiga que sentimos, el cansancio en nuestros huesos, el agotamiento de nuestra alma, aún así tenemos que seguir y encontrar energía de lo más profundo de nuestro ser para mantenernos en el camino. Un paso a la vez. Uno tras otro.

Tenemos que convencernos de que somos imparables. Que no hay circunstancia, suceso, persona, empresa, gobierno que nos detenga. Que no existe poder en el universo que pueda hacer que dejemos nuestra meta a un lado.

En lograr desde las metas mas pequeñas a las hazañas más grandiosas sólo invencible, inquebrantable e imparable funcionan. Si no nos convencemos de estas tres cosas hasta levantarnos en la mañana se vuelve imposible.

Nuestras vidas son un reflejo de las veces que hemos decidido ser invencibles, inquebrantable e imparables y las veces que esos elementos han faltado.

Hoy al revisar tus metas, tus sueños, tus más deseados anhelos convéncete de que eres invencible; nada te puede superar, de que eres inquebrantable; tienes toda la energía del universo para lograr tus metas, de que eres imparable; no hay obstáculos que no puedas superar.

Les deseo un día triple I. Cuando adopten esa manera de ser todo los sueños llegan.

Un abrazo,

Ricardo

0 Comments