La idea

Una idea puede cambiar al mundo. Lo puede tomar y girarlo en 180º. Ponerlo de cabeza y hacer que nada sea igual. Una sola idea ejecutada con consistencia y perseverancia puede cambiarlo todo.

Dentro de cada uno de nosotros se encuentra un proyecto. Una idea que anhela ser nutrida, cuidada y lanzada al universo.
Iniciar un negocio. Escribir una gran libro. Tener una familia. Liberar una nación.
Nuestro deseo más profundo es hacer ese proyecto. Expresar nuestra visión. Cuidarlo, nutrirlo, abonarlo y hacerlo crecer hasta que llegue a su máxima expresión. Presentarlo a todos los que se beneficiaran por el y experimentar el orgullo de entregar un trabajo hermoso.
Un mundo de distracciones lo impide. Toman nuestro enfoque y lo revuelven y lo giran como un velero en un torbellino. Los ladrones de la vida – nuestros miedos y dudas – se apoderan de nosotros y nos impiden continuar. Poco a poco, sutilmente nos contamos nuestras mentiras y construimos nuestra realidad y el fervor por la idea muere. Posponemos nuestro sueño hasta un mejor día.
Nace la mayor mentira de nuestra existencia.
Una parte de nostros se adormece y comenzamos a sentir el dolor del potencial negado.
Tu idea puede cambiar al mundo. No dejes que las distracciones, que los miedos, que las dudas lo roben de esa posibilidad. Ejecuta tu idea. Hazla realidad. Sueña y conviértelo en el propósito de tu existencia. Danos a todos la oportunidad de ver tu mejor trabajo.
Es tu responsabilidad hacer que tu talento beneficie al mundo. Es tu destino desarrollar a la extraordinaria persona que está dentro. Es tu legado correr con los grandes en las llanuras de lo nuevo.
Hoy les deseo que cambien al mundo, porque es nuestra peor tragedia que las miles de millones de ideas que existen nacen y mueren sin ser.
Un abrazo,
Ricardo

0 Comments