La liebre que persigues

En las carreras de galgos hay un conejo electrónico que los perros persiguen. Los perros nunca alcanzaran el conejo, pero hacen su mejor esfuerzo. La mayoría de nosotros somos como los galgos persiguiendo el éxito. Corremos y corremos tras de el, pero nunca lo alcanzamos. Es más yo les aseguro que mientras más corran tras el éxito, menos lo alcanzaran.

Lo curioso es que el éxito verdadero no es algo que puedes obtener trabajando directamente para el, sino el éxito es un producto secundario de enfocarte en hacer la vida de los demás mejor. Cuando tu enfocas tu tiempo en hacer la vida de tus clientes, proveedores, inversionistas, compañeros, familia, pareja dramáticamente mejor, el éxito es un producto secundario inevitable de tus acciones.

 

Studs Terkel dijo, “El trabajo es acerca del sentido de cada día ademas del pan de cada día: por reconocimiento y dinero; por una vida en vez de una muerte de lunes a viernes…”

 

Deja de perseguir la liebre equivocada y busca que cada día tenga sentido, reconocimiento, asombro, vida y dedicación a dramáticamente mejorar la vida de los demás. Ahí en ese lugar está el éxito verdadero y ni correr tras de el tendrás que hacer.

 

Un abrazo,

 

Ricardo

0 Comments