Los tres mosqueteros de la productividad

Para poder ser excepcionalmente productivo y maravillosamente creativo – alguien que hace trabajo extraordinario – necesitas espacio.

Las personas normales están tan ocupadas durante su día que no hay oportunidad para que sus mejores ideas broten y florezcan.
Para ser ultra-productivo, necesitas dejar que tu cerebro pase del lado izquierdo al lado derecho dónde las genialidades ocurren. Con la calma las ondas de tu cerebro cambia a ser alfa y comienza a funcionar tu intuición y puedes tener esas reflexiones que cambian tu vida.
Un periodo diario de soledad, silencio y calma hará un cambio dramático en tu vida y podrás disfrutar de esos brotes de genialidad que admiras en otros.
Irónicamente después de la calma encontrarás mayor enfoque, más productividad y excelencia en tus acciones.
Un periodo de hacer “nada” diario te permite llegar a alcanzar todo.
Les deseo un mañana con soledad, silencio y calma.
Un abrazo,
Ricardo

0 Comments