Oportunidades

En el año de 1936. En el baño de un hotel de Hollywood. Nervioso y ansioso por firmar uno de sus primeros clientes, se encontraba Swifty Lazzar (años después se convertiría en uno de los mayores agentes de actores en Hollywood). Al baño entró Frank Sinatra y Swifty rápidamente vio su oportunidad. Se introdujo con gran pasión y confianza y le pidió a Sinatra que pasara por su mesa a saludarlo. Pero Sinatra dijo que no. Swifty con perseverancia insistió. Frank le dijo que no nuevamente. Swifty replicó que sólo le tomaría unos segundos y sigió insistiendo hasta que ante tanta insistencia Sinatra accedió.

Swifty regresó a su mesa y al salir Frank Sinatra cumpliendo su palabra se acercó y fuerte para que todos en el salón pudieran escuchar le dijo, “¡Hola Swifty!”. Swifty miró hacia arriba y contesto fuerte también, “ahorita no puedo Frank”.
Su primer cliente firmó al siguiente día y así se lanzó la carrera de un agente legendario de Hollywood.
Las oportunidades llegan a nuestras vidas pero eso no quiere decir que se sirven en bandeja de plata. Hay que insistir. Una y otra y otra vez hasta que obtengamos el resultado. A veces ese resultado no es el más directo en nuestro camino. A veces es utilizar los recursos a nuestro alrededor para crear las circunstancias que nos permiten ganar.
Siempre están tocando esas oportunidades en la vida. Todos los días y a todas horas, pero tienes que estar dispuesto a insistir y a utilizar lo que se te presenta para llegar a tu objetivo. Nunca sabes donde está tu baño de un hotel de Hollywood.
Les deseo un día lleno de oportunidades.
Un abrazo,
Ricardo

0 Comments