Semillas

En este primer día de verano recordé que cada día de nuestra vida tenemos en esencia dos tareas. La primera, la que casi todos nosotros hacemos diario, es cosechar lo que plantamos en días anteriores. La segunda, la que muchas veces olvidamos, es sembrar las semillas del futuro que queremos. Cada día, día tras día, tienes esas dos posibilidades. Hoy estás cosechando lo que plantaste en días anteriores. Cosechas tu educación, cosechas tus amistades, cosechas tu familia, cosechas tus decisiones, tus acciones y tus inacciones. Todo lo que has plantado durante tu vida. Las cosas que nutriste, que abonaste, que regaste e hiciste florecer y las cosas que dejaste en el olvido y hoy sólo quedan las raíces muertas de lo que pudiera haber sido.

Pero hoy también puedes sembrar semillas y atender las que están creciendo y dedicarte al jardín de tu vida. Esta labor es la más importante. Esta labor es tu futuro. Las semillas que siembras y abonas hoy son los frutos que cosecharás en el futuro de tu vida. Sin embargo, diario juzgamos el éxito de nuestro día por lo que cosechamos y no por lo que sembramos.

Lo que estás cosechando hoy no lo puedes cambiar, son tus resultados. Buenos. malos o regular esos son. Pero lo que siembras hoy eso si lo puedes cambiar y el resultado de hoy no depende de lo que cosechas, si no de lo que siembras.

Haz que en tu futuro tengas la mejor cosecha, sembrando hoy las mejores semillas y siempre mide tu resultado en base a las semillas que sembraste y no los frutos que cosechaste.

Un día en tu hortaliza sembrando semillas de felicidad y prosperidad te deseo.

Un abrazo,

Ricardo

0 Comments